BASF desarrolla el primer TPU pre-expandido para Adidas

Infinergy™ E-TPU y Adidas Energy Boost

BASF ha presentado Infinergy™, el primer poliuretano termoplástico pre-expandido del mundo (E-TPU). Esta espuma de partículas de célula cerrada presenta una resiliencia excelente y una durabilidad especialmente elevada en un amplio rango de temperaturas.

Para producirlo, se expande Elastollan® mediante un proceso que mantiene las ventajas del poliuretano termoplástico (TPU), añadiéndole las propiedades típicas de las espumas. Al ser partículas de espuma, presenta una densidad aparente reducida, aproximadamente 110 Kg/m3, y tras su procesado en máquinas de moldeo de partículas convencionales, la densidad moldeada de la pieza fabricada alcanza entre 200 y 320 Kg/m3.

Gracias a su estructura de célula cerrada, Infinergy también absorbe poca agua, menos del 2% de su volumen en 24 horas. Como el TPU en el que se basa, también se caracteriza por un alargamiento a rotura (entre 100 y 150 % dependiendo de la densidad), resistencia a la tracción (aproximadamente 600 kilopascales) y resistencia a la abrasión muy elevadas, que se conjugan con su óptima resistencia química.

Una de las principales características de Infinergy es su excelente capacidad de recuperación, que se debe en parte a la estructura de célula cerrada de la espuma. Los ensayos de elasticidad para medir la resiliencia demuestran resultados significativamente superiores al de otras espumas como el EPS y el EPP. Además mantiene una elevada elasticidad y suavidad a lo largo de un amplio abanico de temperaturas. Un análisis dinámico-mecánico ha demostrado que, incluso a temperaturas extremadamente bajas, de 20 °C, Infinergy se mantiene muy suave, flexible y no se vuelve rígido.


Energy Boost de Adidas


El primer producto en utilizar este material ha sido las zapatillas de running Energy Boost que Adidas ha desarrollado en colaboración con BASF, concretamente en su esntresuela. Los corredores siempre expresan la necesidad de una “buena amortiguación”. En las zapatillas de running, esta función la realiza la entresuela: en unos pocos milisegundos, mientras el pie se encuentre presionado, absorbe la energía cinética generada cuando se pisa con el pie en el suelo y devuelve parte de esta energía al corredor. La alta elasticidad y capacidad de deformación del material que se utiliza aumentará la eficiencia con la que se produce este proceso.

En los ensayos del laboratorio de biomecánica, los desarrolladores de producto de Adidas sometieron a prueba la estabilidad de las zapatillas de running y su impacto en el rendimiento de los atletas. Según estos ensayos la tecnología BOOST™ es superior, en muchos aspectos, si se compara con los sistemas de amortiguación de etileno vinil acetato (EVA) que se utilizan predominantemente en la industria. Además, Adidas afirma que ninguna otra entresuela en el mercado genera mayor rebote (retorno de energía) y que, en comparación con el EVA, BOOST™ presenta una resistencia térmica tres veces mejor en cuanto a su comportamiento a deformación, siendo menor el endurecimiento a temperaturas frías y menor el reblandecimiento a altas temperaturas.

Con Energy Boost, Adidas ha logrado uno de los lanzamientos al mercado más exitosos de una zapatilla de running en la historia de la empresa. Desde febrero, Adidas ha vendido alrededor de un cuarto de millón de pares de estas zapatillas en todo el mundo.

Via | Infinergy BASF

Esta entrada fue publicada en Bienes de consumo, MATERIALES, Materiales poliméricos, NOTICIAS, Textil y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.