Seda, el antiguo material del futuro

La seda se compone de filamentos secretados por los animales de la familia de los bombícidos. Su productor más conocido es el gusano de seda o de la morera y de él se obtiene la seda natural. Estos animales producen la seda en sus glándulas para crear un capullo donde realizar su metamorfosis.

La hebra está formada por dos filamentos de seda secretados por dos glándulas del gusano y unidos antes de la salida por una sustancia denominada sericina. Este “proceso de fabricación” ocurre a temperatura ambiente y utiliza como materias primas agua y proteína. Además el resultado es un material completamente biodegradable, incluso comestible y biocompatible; esto es, es implantable en el cuerpo humano sin causar ninguna reacción inmunológica. Y entre sus más recientes usos encontramos aplicaciones en microelectrónica y en fotónica.

Fiorenzo Omenetto, Profesor de Ingeniería Biomédica en la Tufts University, está investigando y descubriendo estas excepcionales propiedades de la seda. Sus investigaciones se centran en la óptica de seda y en el uso de la seda como material para fotónica y aplicaciones de alta tecnología. Estas investigaciones tienen un carácter interdisciplinar y establecen vínculos entre campos como la Física, la Ingeniería, la Biología, la Medicina, la Ciencia de los Materiales y la Química.

En el siguiente video, Omenetto nos descubre algunas de las aplicaciones de este antiguo material del futuro.

Via | Omenetto Lab

Esta entrada fue publicada en MATERIALES, Materiales naturales, NOTICIAS. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.